Re/Nuevas Alianzas: Trabajando hacia la colaboración entre agricultores y académicos para la soberanía alimentaria en América del Norte
Re/Nuevas Alianzas: Trabajando hacia la colaboración entre agricultores y académicos para la soberanía alimentaria en América del Norte

Re/Nuevas Alianzas: Trabajando hacia la colaboración entre agricultores y académicos para la soberanía alimentaria en América del Norte

El Centro de Agroecología, Agua y Resistencia de la Universidad de Coventry (Reino Unido) organizó recientemente un taller para “fortalecer colectivamente las relaciones, el aprendizaje/análisis y la colaboración de las personas que están involucradas en la investigación y el trabajo de conocimiento que promueve los movimientos por la agroecología y la soberanía alimentaria”. Estamos agradecidos por haber participado, y por la profunda y reflexiva organización y facilitación que nos permitió avanzar en este objetivo. Como académicos y organizadores que buscamos fortalecer la agroecología y la soberanía alimentaria en el contexto norteamericano, utilizamos el taller como una oportunidad para discutir acciones potenciales para el futuro. En lo que sigue, se exponen algunas de estas ideas y se destaca la necesidad de renovar la colaboración entre los investigadores académicos y los grupos de movimientos de base, basado en la construcción de la confianza y la comprensión mutua.


por Jahi Chappell, Saulo Araujo & Ernesto Mendez

¿Cuál es la relevancia de la agroecología y la soberanía alimentaria en el contexto norteamericano?

Como región, América del Norte siempre ha desempeñado un papel clave en la aplicación de las políticas alimentarias y agrícolas en todo el mundo. Los gobiernos de Canadá y Estados Unidos, por ejemplo, se han opuesto al lenguaje de la soberanía alimentaria y la agroecología en los tratados y procesos internacionales de las Naciones Unidas. A pesar de los puntos de vista de las políticas alimentarias y agrícolas supuestamente “eficientes” en América del Norte, basadas en los acuerdos comerciales del NAFTA (Tratado de Libre Comercio Norteamericano), el sector agrícola de la región ha estado dominado por los grandes agronegocios que producen productos básicos, y no alimentos. Como resultado de estas políticas, miles de pequeños agricultores indígenas de México han dejado sus parcelas para trabajar en los campos de los EE.UU. y Canadá en condiciones de vida inferiores, y muchos trabajan bajo el estrés de estar indocumentados.

Los agricultores y pescadores de los EE.UU. también viven bajo la amenaza constante de perder sus tierras y barcos a manos de los bancos y otros acreedores. En lugar de proporcionar una parte justa a los productores de alimentos, las políticas actuales sólo benefician a los bancos y a los agronegocios internacionales. Debido a estas condiciones, cada año -desde los 1970- son menos los que pueden permanecer en la tierra, y los agricultores representan menos del 2% de la población de los Estados Unidos en la actualidad.

Las cosmovisiones alternativas políticas, ecológicas e incluso epistemológicas que ofrece la agroecología y la soberanía alimentaria presentan herramientas clave para organizar y analizar alternativas más equitativas y justas en América del Norte. En particular, proporcionan medios eficaces para desafiar los legados colonizadores internos y externos de América del Norte.

¿Cómo han avanzado estos movimientos en América del Norte hasta ahora?

Las soluciones reales a la creciente inseguridad alimentaria en América del Norte pueden encontrarse, sobre el terreno, en toda la región. Sin embargo, estas iniciativas reciben poca atención de políticos y académicos. Sin embargo, las prácticas agroecológicas desarrolladas por los pequeños agricultores y los pescadores representan una esperanza: una forma de acabar con el hambre y, al mismo tiempo, “enfriar el planeta.”

Desde esta perspectiva, las alianzas entre grupos de base, que apoyan a las organizaciones sin fines de lucro y a los académicos, desempeñan un papel esencial para “expandir”, apoyando el liderazgo de los productores de alimentos, y para “expandir hacia fuera”, creando suficiente poder para presionar a favor de mejores políticas. Es en esos espacios que las comunidades rurales y urbanas están trabajando para construir un camino que permita expandir la agroecología hacia la soberanía alimentaria en América del Norte, aprendiendo del trabajo que sigue y seguir los mismos pasos que otros, como los que están alineados con La Vía Campesina Internacional y otros movimientos sociales globales. Estos esfuerzos globales coordinados están en el frente y el centro de la lucha de millones de familias en todo el mundo, por ganancias materiales (acceso a la tierra y a los recursos, alimentos saludables y administración de la tierra, el agua y la biodiversidad) y necesidades inmateriales (defensa de la agricultura y la pesca como forma de vida).

Algunas de las iniciativas que han estado arraigando en América del Norte incluyen el Proceso Agroecologia del Pueblo (People’s Agroecology Process), un espacio de base que actualmente está formado por grupos afroamericanos, pueblos indígenas y organizaciones de agricultores y trabajadores agrícolas en los Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá. Durante los últimos diez años, la Alianza para la Soberanía Alimentaria de los Estados Unidos (USFSA) ha reunido a organizaciones rurales y urbanas para la defensa de la soberanía alimentaria y la agroecología. Y el Colectivo de Investigación y Acción Agroecológica, un grupo de académicos ampliamente definido, se dedica a coordinar esfuerzos respetuosos y efectivos entre investigadores y organizaciones de base.

¿Cómo contribuyen los académicos al avance de la agroecología y la soberanía alimentaria en América del Norte?

En los Estados Unidos, la agroecología tiene una larga historia dentro de las instituciones académicas. Steve Gliessman, Miguel Altieri, Sunny Power, Deborah Letourneau, Dick Levins, Ivette Perfecto y John Vandermeer (entre otros), han representado el pensamiento agroecológico pionero, con sede en las universidades de Estados Unidos, desde la década de 1970. (Y otros pioneros estadounidenses que no se llaman a sí mismos “agroecólogos” son cada vez más reconocidos, desde George Washington Carver hasta Booker T. Whatley y Owusu Bandele). Sin embargo, la conexión entre estos esfuerzos académicos no estaba históricamente conectado a los movimientos sociales en los EE.UU. Más recientemente, una nueva ola de estudiosos de la agroecología ha buscado hacer más intencionalmente esta conexión; un esfuerzo que resultó en la creación del Colectivo de Investigación de Acción en Agroecología (ARC, Agroecology Action Research Collective en inglés).

La creación de ARC fue estimulada por conversaciones sobre un “Foro de Agroecología” en Norteamérica, y por el fuerte estímulo de los aliados de base para “poner en orden nuestra casa”, de modo que los académicos que nos apoyen puedan actuar colectivamente, y de manera más efectiva, en solidaridad para el cambio. ¿Qué estamos dispuestos a comprometer? ¿Cuáles son nuestros compromisos políticos? ¿Y cómo nos aseguramos de que se pueda confiar en nosotros para que aparezcamos, y seamos colectivamente responsables, ante los aliados de primera línea? Estas son algunas de las preguntas por lo cual se formó ARC.

Desde su creación hace varios años, ARC ha realizado las siguientes actividades: 1) convocatoria de sesiones en foros académicos para el diálogo entre actores de base y académicos; 2) asistencia a espacios de coalición como la última asamblea nacional de la USFSA; 3) creación de un documento de principios y protocolos para la participación de académicos en agroecología; y 4) la composición de una Carta Abierta sobre cómo un Nuevo Trato Verde puede incorporar la agroecología. Varios grupos ya han informado que hacen uso de los principios y protocolos de ARC, y que algunos tratan de adoptarlos para su propio trabajo. En llamadas mensuales y varios grupos de trabajo, ARC continúa creando una base para una solidaridad y acción ética y efectiva en favor de la agroecología y la soberanía alimentaria en los Estados Unidos.

¿Cuál es la importancia de las colaboraciones entre las organizaciones de base?

Durante demasiado tiempo, las instituciones académicas siguieron un camino definido para proteger los intereses de unos pocos. Las universidades se construyeron en tierras ancestrales de pueblos indígenas cuyas posibilidades de disfrutar de los frutos del estudio y la reflexión con otros bajo los sistemas impuestos eran casi invalido. Además, los agricultores, pescadores, pueblos indígenas y pastores, cuyo trabajo y conocimiento es la base de todas las ciencias, a menudo han tenido este conocimiento y trabajo capturado, no reconocido y no compensado, a través del extractivismo académico. Es injusto e intelectualmente inconsistente con los supuestos principios de la ciencia el tomar ventaja de tal conocimiento y trabajo. En otras palabras, ya es hora de promover el consentimiento libre, previo e informado para el mundo no material.

Las instituciones académicas más importantes son públicas y/o fuertemente financiadas por los impuestos. Por lo tanto, la creación de todos los conocimientos debe ser el camino para el beneficio de todos. Es deber de todos reorientar el camino de la academia hacia la construcción de una vida digna, la democracia de base y los Derechos de la Madre Tierra.

¿Cuál es el camino hacia delante?

Es urgente que surja una coalición más amplia de aliados para promover la soberanía alimentaria a nivel mundial. Los trabajadores agrícolas, los agricultores, los pescadores, los pueblos indígenas, los académicos y los consumidores están construyendo alianzas para lograr ese objetivo. Sus esfuerzos organizativos como ARC, USFSA, Alianza de Justicia Climática (Climate Justice Alliance), la Alianza de Salud, Medio Ambiente, Agricultura y Trabajo (HEAL Alliance), La Vía Campesina y muchos otros son actores políticos importantes, construyendo un camino para reclamar tierras, alimentos, derechos y conocimiento de las políticas e instituciones neoliberales.

También es urgente y necesaria una alianza más amplia entre la población rural y la urbana. Los desafíos que nos imponen las actuales crisis ecológica, económica y política están destruyendo ecosistemas, naciones enteras y la vida en la Tierra. No queda otra opción que un compromiso más fuerte para construir poder desde abajo hacia arriba y a través de las naciones. Constantemente, las comunidades están descubriendo que nuestras diferencias son también nuestras fortalezas, y la urgencia de defender nuestro futuro colectivo supera nuestros desafíos para construir la unidad.

Esa unidad nunca ha sido tan urgente, ya que nos enfrentamos a un cambio climático y una desestabilización continua, así como al aumento mundial del populismo autoritario. Los defensores organizados de la agroecología y la soberanía alimentaria ya han hecho causa común con otros movimientos sociales, como la Marcha Mundial de las Mujeres y el Foro Mundial de los Pueblos Pescadores, y con algunas voces de grupos sindicales y de lucha contra el hambre; pero queda mucho trabajo por hacer para cerrar las brechas entre los grupos a menudo desunidos que ofrecen visiones alternativas complementarias a la dominación del capital mundial. Si bien ha habido oportunidades para la reflexión colectiva y la elaboración de estrategias, se requiere un nivel totalmente nuevo de participación. Algunas de las acciones disponibles en Estados Unidos incluyen a académicos, como los de ARC, que “se presentan” (cuando son invitados) a espacios ya existentes, como las reuniones de la Alianza para la Soberanía Alimentaria de Estados Unidos; Farm Aid; MOSES (el Servicio de Educación Orgánica y Sostenible del Medio Oeste); y continúan buscando formas creativas para que las voces de las bases empoderadas no se limiten a hablar, sino que sean escuchadas, en espacios convocados por los académicos.

La reunión del CAWR reunió a académicos y actores de base para planificar acciones concretas y colaboración, apoyando “diálogos de conocimientos”, respeto mutuo y rendición de cuentas, y construyendo poder juntos para asumir los desafíos que tenemos ante nosotros. Un participante comentó que ya era hora de que los académicos dejaran de usar la frase “dar voz a los que no la tienen”, porque las voces de tantos actores de base han estado presentes y luchando por la soberanía alimentaria y la agroecología durante mucho tiempo. Más bien, el problema ha sido que estas voces no han sido escuchadas y, en muchos casos, se han opuesto violentamente. El taller ayudó a reafirmar los desafíos y las alegrías de trabajar a través de las diferencias, quebrantando el “privilegio” y la necesidad de construir juntos el poder hacia un futuro agroecológico para todos.

El consentimiento libre, previo e informado (Free, Prior and Informed Consent, FPIC) ha sido un elemento importante de las luchas por los derechos indígenas, así como de los debates y la resistencia en torno al “apropiación de tierras”.